Breaking News
Home / iEspiritu & Mente / DORMIR ES EL PRINCIPAL ALIMENTO DEL ALMA

DORMIR ES EL PRINCIPAL ALIMENTO DEL ALMA

 

IMPORTANTE DORMIR NUETRAS HORAS DE SUEÑO:

El dormir mejor es alimentar nuestro cuerpo nuestro cerebro y así rendir mejor en nuestras actividades diarias el no dormir hace que mucha gente padezca obesidad cansancio falta de memoria de ahí la diabetes y trastornos cardiovasculares. Se dice que el insomnio es un factor que afecta a la mayoría de los adultos pero ahora ya existen muchos medicamentos no dañinos y muchísimos remedios caseros  busquémoslos y tomémoslos con mucha fe y buena actitud, puesto que el sueño es el alimento también para el alma.

Quien duerme bien vive mejor; el sueño, además, facilita la memoria. ¿Qué tal duermes?

Un buen sueño, además de un reparador descanso, proporciona la consolidación de lo que hemos vivido durante el día. Por eso, es importante que antes de los exámenes haya unas horas de sueño, porque está demostrado que su ausencia es uno de los problemas que provocan la pérdida de memoria. En definitiva, el sueño parece actuar como un renovador, que se reactiva, fija los recuerdos, los elabora y los reelabora.

¿Cuántas horas duermes?

¿Qué significa dormir lo suficiente? ¿Es lo mismo para el dormilón que para el que tradicionalmente duerme poco? La verdad es que si se hiciera la pregunta al público de cuánto debemos dormir, la mayoría diría que ocho horas. Sin embargo, muy pocos adultos logran dormirlas. Cada uno tiene sus necesidades. Se debe dormir con regularidad, pero siempre dentro de una flexibilidad. No ocurre nada si hay altibajos. En general los niños deben dormir alrededor de diez horas y los adultos en torno a siete.

QUE IMPORTANTE SABER QUE EL SUEÑO ALIMENTA NUESTRA ALMA SEGUN LA BIBLIA

El concepto del “sueño del alma” no es una doctrina bíblica. Cuando la Biblia dice que una persona está “dormida” en relación a la muerte (Lucas 8:52; 1 Corintios 15:6), no significa literalmente que “duerme.” El sueño es sólo una manera de describir la muerte, porque un cuerpo muerto da la apariencia de estar dormido. La Biblia nos dice que en el instante que morimos, somos llevados al cielo o al infierno, dependiendo de si hemos puesto nuestra fe en Cristo para la salvación. Para los creyentes, el estar ausentes del cuerpo es estar presentes con el Señor (2 Corintios 5:6-8; Filipenses 1:23). Para los no creyentes, la muerte significa el castigo eterno en el infierno (Lucas 16:22-23). Al momento en que morimos, enfrentamos el juicio de Dios (Hebreos 9:27). Sin embargo, hasta que suceda la resurrección, hay un cielo “Paraíso” (Lucas 23:43; 2 Corintios 12:4), y un infierno “Hades” temporales (Apocalipsis 1:18; 20:13,14).

About Marcela Delgado R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pregunta de seguridad *