Breaking News
Home / iEducacion, Arte & Cultura / OBESIDAD EN LOS NIÑOS

OBESIDAD EN LOS NIÑOS

NOSOTROS COMO PADRE SOMOS IMPORTANTES PARA QUE TENGAN UNA BUENA ALIMENTACIÓN:

Los kilos demás. Pasar horas frente a la Tableta celular televisión o simplemente

te no dedicarles el tiempo necesario para que los pequeños tengan mas actividades físicas.De igual forma que los padres siguen criterios concretos a la hora de escoger un colegio o un colchón para su hijo, deberían tener presentes ciertas recomendaciones para prevenir la obesidad.

Los pequeños cambios son poderosos, y sobre ellos inciden todas las entidades implicadas en la salud infantil desde hace varios años. La siguiente lista detalla los más relevantes. Se han adaptado a partir de consideraciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

TOMA EN CUENTA QUE:

Servir raciones adecuadas para la edad del niño. Un estudio reciente ha observado que el tamaño de la vajilla influye, como en el adulto, en el volumen de comida ingerido por el menor.

Tener en el hogar una variedad de hortalizas, frutas y cereales integrales (pan integral, pasta integral, arroz integral, etc.).

Escoger leche y productos lácteos bajos en grasa o desnatados.

Limitar el consumo de carnes rojas o de derivados cárnicos.

Promover el consumo de legumbres y frutos secos.

Retirar de la vista del niño las tentaciones ricas en calorías (lo mejor es no tenerlas en el hogar).

Fomentar la actividad física, sin olvidar que los niños imitan a los adultos: si los padres hacen deporte, los hijos también lo harán. Para prevenir la obesidad, el mínimo de tiempo diario que deberían dedicar los niños a realizar actividades de intensidad de moderada a vigorosa asciende a 60 minutos. Una revisión acaba de comprobar que el sedentarismo en la adolescencia es la norma.

La bebida de elección para calmar la sed debe ser el agua. El consumo habitual de zumos está desaconsejado.

Se debe limitar el consumo de azúcar, bollería y, sobre todo, bebidas azucaradas (“refrescos”). Diversos expertos consideran que se debería enviar “mensajes claros” a la población sobre los efectos negativos de dichas bebidas.

Restringir a no más de 2 horas diarias el tiempo que los niños dedican a ver televisión, jugar a videojuegos o a navegar por Internet (los menores de 2 años de edad no deberían ver la televisión).

                AQUÍ ALGUNOS CONSEJOS PARA EVITAR LA OBESIDAD INFNTIL:

*Fomentar la práctica de algún tipo de ejercicio, esto además de ayudarle a mejorar su estado físico, favorece el desarrollo de disciplina que le será muy útil para toda la vida.

*Evitar comer frente al televisor y limitar su uso a máximo 2 horas por día.

*Hacer por lo menos una de las comidas del día en familia y de preferencia debe ser en la mesa.

*Nunca prescindir de un desayuno completo compuesto por lácteos, cereales (pan, galletas, cereales de desayuno…) y frutas a las que debería dedicarse entre 15 y 20 minutos de tiempo. De esta manera, se evita o reduce la necesidad de consumir alimentos menos nutritivos a media mañana y se mejora el rendimiento físico e intelectual en el colegio.

*Evitar los jugos o bebidas muy azucaradas.

*Involucrar a todos los miembros de la familia en las actividades relacionadas con la alimentación: hacer la compra, decidir el menú semanal, preparar y cocinar los alimentos, etc.

*Incluir en cada tiempo de comida un alimento de cada grupo (verduras y frutas, cereales y tubérculos y productos de origen animal).

*Recuerda que lo que no se consigue cambiar durante su infancia, más difícil será el tratamiento o la corrección en las décadas posteriores, facilitémosles la vida a nuestros hijos fomentándoles buenos hábitos desde sus primeros años.

*La prevención de la obesidad infantil debe comenzar en los primeros años de vida del niño, ya que unos correctos hábitos alimenticios y un estilo de vida saludable, inculcados desde la infancia, son más fáciles de mantener durante la adolescencia y la edad adulta, y constituyen las mejores armas para evitar el sobrepeso.

LOS ADULTOS SOMOS PARTE DE SUS BUENOS HABITOS:

La escuela juega un importante papel en la prevención de la obesidad ofreciendo a los niños información sobre los aspectos nutricionales de los alimentos y cuáles son los hábitos alimentarios que deben adoptar para mantener una buena salud, como el comer verduras.

La detección precoz y la instauración de medidas higiénico-dietéticas adecuadas pueden corregir el problema antes de que vaya a más. La intervención alimentaria debe estar orientada a conseguir que el peso del niño disminuya, pero sin interferir en su crecimiento y desarrollo. Lo más efectivo es confeccionar un menú equilibrado, que incluya todos los alimentos necesarios en las cantidades adecuadas, y establecer unas pautas de ejercicio físico, reduciendo todo lo posible las actividades sedentarias.

Es muy importante que la familia se involucre en este cambio de hábitos de vida, procurando realizar las principales comidas juntos, cuando esto sea posible, y participando en los deportes y actividades lúdicas activas junto al menor.

About Marcela Delgado R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pregunta de seguridad *